jueves, 15 de abril de 2010

LOS CINCO ELEMENTOS

El Yin y el Yang también se representan en los cinco elementos, que, según la creencia china, integran todas las formas de vida. Así mismo, entre estos cinco elementos (el agua, la madera, el fuego, la tierra y el metal) existe una interrelación en forma de un ciclo dinámico de apoyo y oposición. El agua ayuda a la madera, ya que el agua hacer crecer los árboles, pero también destruye y apaga el fuego.

Los cinco elementos se asocian con las estaciones del año, con los colores, con los órganos internos, con los gustos e incluso con las emociones. La madera, por ejemplo, se asocia con la primavera, con el color verde, con el hígado, con el sabor agrio y con el disgusto.

Para tener una comprensión más adecuada debemos entender que para los chinos, desde la antigüedad, fue necesario establecer entre todas las cosas y los seres el principio de concordancia, a partir de lo cual derivó la Ley de los cinco elementos, que son:

1. Fuego, símbolo del Yang supremo y del verano.
2. Agua, símbolo del Yin supremo y del invierno.
3. Madera, símbolo del crecimiento y de la primavera.
4. Metal, signo de apilamiento y de concentración, del trabajo y del otoño.
5. Tierra, que se hace entrar en el ciclo final del verano, constituyendo una referencia general que contiene todos los elementos.

Todo quedó clasificado bajo los emblemas de los cinco elementos. Así, la organización del universo, y como reflejo la del microcosmos que es el ser humano, resulta ser esencialmente cíclica, pasando cada ciclo por cinco estados sucesivos gobernados por su elemento, y en equilibrio inestable los unos con respecto a los otros. Para que el conjunto quede perfectamente equilibrado y que el ciclo gire correctamente, ha de obedecer a las siguientes leyes:

1. Ley de producción o ciclo Cheng de engendramiento, que evoca a la naturaleza, en la que la madera produce fuego, es fuego estimula a la tierra, la tierra produce el metal y el metal engendra el agua. Este ciclo pentagonal de producción constituye lo que se llama “la ley de la madre y el hijo”.
2. Ley de inhibición, dominancia o ciclo Ko de destrucción. Se dice que cada elemento inhibe a aquel que sucede a su hijo. Es un ciclo fisiológico indispensable para el buen funcionamiento del organismo, y debe existir para obtener un equilibrio. Esto evita el domino de un elemento por otro, y constituye el ciclo estrellado: el fuego funde al metal, el metal corta la madera, la madera cubre la tierra, la tierra absorbe el agua y el agua apaga el fuego.

El ciclo de generación y el de dominancia son dos ciclos inseparables e indispensables de los cinco elementos, que los hace oponerse y cooperar unos con otros. El balance que se mantiene entre la generación y la dominancia asegura el crecimiento normal y el desarrollo saludable.
El desequilibrio en estos, da origen a ciclos patológicos, origen de ciertas patologías. Estas pueden ser causadas por un exceso o deficiencia en el funcionamiento de uno o de todos los elementos.
En el ciclo de generación un exceso o deficiencia da origen a un desorden en el que “la madre ataca al hijo” o en el que “el hijo está afectando a la madre”.
En el ciclo Ko un exceso nos produce una usurpación cuando después de la ruptura del equilibrio el fenómeno se exagera en su sentido normal; y una deficiencia nos produce desprecio (destrucción o contrabalanceo) cuando el fenómeno se produce en el sentido opuesto al normal.

3. Ley de Contra dominancia. Se conoce como ciclo de oposición o Wu, significa humillación, dirección opuesta y es consecuencia de la debilidad. Hay contra dominancia cuando la parte dominada es más fuerte que la dominante y revierte la dominancia.

En este ciclo cada uno de los órganos del cuerpo simbolizan el orden familiar, así el hijo debe respetar a sus mayores: el abuelo es el mayor en jerarquía y el nieto el menor.
En el confucionismo se venera a los ancianos, por lo tanto, a la madre se le debe respetar, la cual viene a ser también la abuela. Es una humillación que el nieto Agreda a la abuela. Se dice que existe una contra dominancia cuando el órgano está debilitado o degenerado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada